jueves, 20 de julio de 2017

Domingo 23 de julio: XVI de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • Sabiduría 12,13.16-19
  • Sal 85,5-6.9-10.15-16a
  • Romanos 8,26-27
  • Mateo 13,24-43

Como el político aquél que repetía machaconamente: "programa, programa, programa", Jesús parece insistir en sus parábolas: proceso, proceso, proceso. Proceso quiere decir etapas, cambio, evolución, camino, recorrido, avances y retrocesos, maduración... Todo lo contrario de aquello que es instantáneo, repentino, ya sea fortuito o improvisado. Un proceso que parte de lo pequeño para hacerce grande (el grano de mostaza); una evolución que va de dentro a fuera, de lo individual a lo comunitario y social; una biografía creyente que implica superar toda tentación purista y crecer aun a partir de cosas también malas, mejorables (el trigo y la cizaña). Parábolas de un buen acompañante, del que sabe que lo que mucho vale, cuesta tiempo, aplicación y constancia, aunque también contemos con el Espíritu de Cristo que ayuda, alienta y reanima.

jueves, 13 de julio de 2017

Domingo 16 de julio: XV de Tiempo Ordinario (Ciclo A)


LECTURAS


  • Isaías 55,10-11
  • Sal 64,10.11.12-13.14
  • Romanos 8,18-23
  • Mateo 13,1-23
Con la apertura interpretativa propia de las parábolas, ésta del sembrador de muchas ideas que pensar: Dios siembra su gracia en nosotros; Jesús y sus discípulos sembramos la semilla del Reino; toda persona puede acoger, descuidar o rechazar la fe; todos somos campo de Dios... Según el momento de la vida y del recorrido creyente de cada uno, la parábola del sembrados ilumina más uno de los movimientos de la salvación: gracia, responsabilidad, dar fruto, cuidar el proceso, compartir las tareas del Reino... Pero, lo que siempre late por debajo de esta y del resto de las parábolas, es el movimiento, el dinamismo con que la acción de Dios se lleva a cabo acompañando la gestación del sentido y la felicidad para cada uno de sus hijos e hijas. En esta movimiento, siempre hay algo de fruto, siempre se puede crecer más.

viernes, 7 de julio de 2017

Domingo 9 de julio: XIV de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • Zacarías 9,9-10
  • Sal 144,1-2.8-9.10-11.13cd-14
  • Romanos 8,9.11-13
  • Mateo 11,25-30
Proliferan hoy, y no es una mala señal, muchas iniciativas y ofertas sobre la sabiduría oriental y métodos para lograrla. No es malo, sino todo lo contrario que haya hambre de saber, sed de saborear, necesidad de ser. Para el Cristianismo, esta competencia es una sana competencia, pues se trata de ofrecer al hombre de hoy cuantas más posibilidades de encontrarse y, de paso, encontrar la verdad que no se compra ni se almacena, sino que se vive, porque te hace vivir y no meramente sobrevivir o, lo que tal vez sea aún peor, que  ir a penas viviendo: ser arrastrado por la riada de sensaciones y experiencias sin llegar nunca a aprender de ellas. Sin embargo, en el caso de la sabiduría cristiana, la que Cristo anuncia y de la que es experto de forma directa, remite al Padre. No es, pues, solo autoconocimiento y autotrascendencia, sino encuentro con el que sin cesar nos remite al otro. Es el Padre el que pone en el corazón del que sabe mirar y escuchar, y detenerse para poder hacerlo, una verdad que no se queda en uno mismo, sino que invita a la relacion fraternal y solidaria. Por eso libera y alivia, porque nos hace sentirnos parte de una inmensa relación de bondad y una entrañable familiaridad con Dios y los demás.

jueves, 6 de julio de 2017

Se necesitan jóvenes voluntarios



El Programa de Infancia de Cáritas del Arciprestazgo 2 lleva a cabo durante el verano (del 24 de julio al 2 de agosto, en dos tandas de 10 días) el IV Campo de Trabajo con Infancia, destinado a menores en situación de riesgo con los que ya se trabaja durante todo el curso. Se necesitan jóvenes voluntarios (de 16 a 30 años) dispuestos a tener una experiencia de solidaridad y, al tiempo, de crecimiento personal y cristiano. Anímate y difúndelo entre los jóvenes.
Si estáis interesados podéis contactar con el Programa de Infancia:

  • programainfancia@caritas.org
  • 657 46 26 69
  • 618 75 10 18
  • 655 17 51 90

jueves, 29 de junio de 2017

Domingo 2 de julio: XIII de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • II Reyes 4,8-11.14-16a)
  • Sal 88,2-3.16-17.18-19
  • Romanos 6,3-4.8-11
  • Mateo (10,37-42
El sentido de la renuncia en el seguimiento de Cristo no es un absoluto: no renunciamos por el valor intrínseco del desapego, que lo tiene, sino por la libertad para anunciar y servir, por la apertura para encontrar nuevos horizontes y nuevas relaciones, por la plenitud de tenerlo ya to por seguir a Jesús y seguir con Él. Por eso el domingo anterior nos dijo que si nos poníamos de su parte, nuestra parte sería la mejor que nos podía tocar, el mayor lote de nuestra heredad: sabernos amados, llamados, esperados y, por siempre, acompañados.

lunes, 26 de junio de 2017

Horario de verano


Hasta el mes de octubre no habrá misa los domingos por la tarde ni los martes por la mañana. El horario de celebraciones durante el verano es el siguiente:

  • De miércoles a viernes 19,30
  • Sábado: 19,30
  • Domingo: 12h.

jueves, 22 de junio de 2017

Domingo 25 de junio: XII de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • Jeremías 20,10-13
  • Sal 68,8-10.14.17.33-35
  • Romanos 5,12-15
  • Mateo 10,26-33
Este ponerse de nuestra parte que Jesús nos promete si nos sumamos a su misión de anunciar el Reino y ser ya en el presente, adelanto de lo anunciado, no se limita al juicio final, sino que tiene consecuencias muy prometadoras para la hora presente. Quien se ponga al lado de Jesús en su fidelidad al amor del Padre, en su compromiso para con la felicidad plena que Dios quiere para todos, nos reporta, ya ahora, grandes recursos y motivaciones: esperanza, acompañamiento y sentido último que va más allá de momentáneos fracasos y triunfos. Y con estas mimbres, bien podríamos hacer frente a los miedos personales y eclesiales que nos encogen y paralizan. Lo que por un hombre nos sacó de impotencias y egoísmos, siendo este hombre el Hijo de Dios, también puede sacarnos de esas estrecheces de miras y amilanamientos que frenan la fuerza del Espíritu.

jueves, 15 de junio de 2017

Domingo 18 de junio: Corpus Christi


LECTURAS

  • Deuteronomio 8,2-3.14b-16a
  • Sal 147,12-13.14-15.19-20
  • Corintios 10,16-17
  • Juan 6,51-58):
Renueva Jesús, con su mensaje y su vida entregada, la misma intención con la que Dios creó el mundo, la misma por la que nos creó a su imagen y semejanza, dotándonos de su Santo Espíritu: que vivamos de verdad. Se puede malvivir, sobrevivir o, incluso, revivir, pero lo que Cristo nos da y representa la Eucaristía, no es solo tiempo que pasa, corazón que late, pulmones que respiran...; es amor que nos mueve, solidaridad que nos une, sentirse habitado por Dios y habitable para los hermanos que puedan necesitar nuestra acogida. El día del Corpus, con el recuerdo sacramental de la intención de vida que rigen la Creación y la misión de Cristo, nos urge la caridad para con tantas víctimas de la pobreza y la injusticia de nuestro mundo, que son precisamente, lo contrario de la vida que Dios quiere, de la vida para la que Dios nos llama y en la que Cristo nos acompaña, ya para siempre.

jueves, 8 de junio de 2017

Domingo 11 de junio: Santísima Trinidad. Pro orantibus


LECTURAS


  • Éxodo 34,4b-6.8-9
  • Salmo: Dn 3,52-56
  • II Corintios 13,11-13
  • Juan (3,16-18

Aunque haya un dogma que lo afirma, que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo es, antes que nada, experiencia del carácter personal y relacional del Dios creador, su Hijo salvador y el Espíritu que nos relaciona permanentemente con la vida divina. Para creer esto hay que vivir en esa relación, sentir esta salvación y colaborar con el acto creador del que somos parte. Nuestra alabanza al Dios uno y trino es nuestra misma fe en su bondadosa y abierta comunicación de vida, amor y plenitud.

  • HOJA DOMINICAL DIOCESANA

jueves, 1 de junio de 2017

Domingo 4 de junio: Pentecostés. Día del Apostolado Seglar y la Acción Católica

LECTURAS


  • Hechos de los Apóstoles 2,1-11
  • Sal 103,1ab.24ac.29bc-30.31.34
  • Corintios 12,3b-7.12-13
  • Juan 20,19-23
No resulta extraño que la fiesta de Pentecostés sea también la del Apostolado Seglar y la Acción Católica. El Vaticano II recordó que, por ese Espíritu que recibieron los apóstoles y recibimos todos los cristianos, los seglares tienen la misma dignidad, la que nos confiere el Bautismo, que el resto de la Iglesia, sacerdotes, obispos y religiosos. Pero, además, el concilio indicó también que, como les ocurriera a los primeros discípulos de Jesús tras la aceptación del Espíritu del Resucitado, los seglares son enviados al único lugar donde se puede evangelizar, al único del que no debemos ausentarnos: el mundo, la vida cotidiana, el trabajo, la familia, la política, la educación y la cultura. Si en algún momento de la historia se nos ocurrió volver al cenáculo para cerrar las puertas y quedarnos allí seguros y tranquilos, la fuerza del Espíritu sigue empujándonos hacia fuera, para ser una "Iglesia en salida".