jueves, 22 de junio de 2017

Domingo 25 de junio: XII de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • Jeremías 20,10-13
  • Sal 68,8-10.14.17.33-35
  • Romanos 5,12-15
  • Mateo 10,26-33
Este ponerse de nuestra parte que Jesús nos promete si nos sumamos a su misión de anunciar el Reino y ser ya en el presente, adelanto de lo anunciado, no se limita al juicio final, sino que tiene consecuencias muy prometadoras para la hora presente. Quien se ponga al lado de Jesús en su fidelidad al amor del Padre, en su compromiso para con la felicidad plena que Dios quiere para todos, nos reporta, ya ahora, grandes recursos y motivaciones: esperanza, acompañamiento y sentido último que va más allá de momentáneos fracasos y triunfos. Y con estas mimbres, bien podríamos hacer frente a los miedos personales y eclesiales que nos encogen y paralizan. Lo que por un hombre nos sacó de impotencias y egoísmos, siendo este hombre el Hijo de Dios, también puede sacarnos de esas estrecheces de miras y amilanamientos que frenan la fuerza del Espíritu.

jueves, 15 de junio de 2017

Domingo 18 de junio: Corpus Christi


LECTURAS

  • Deuteronomio 8,2-3.14b-16a
  • Sal 147,12-13.14-15.19-20
  • Corintios 10,16-17
  • Juan 6,51-58):
Renueva Jesús, con su mensaje y su vida entregada, la misma intención con la que Dios creó el mundo, la misma por la que nos creó a su imagen y semejanza, dotándonos de su Santo Espíritu: que vivamos de verdad. Se puede malvivir, sobrevivir o, incluso, revivir, pero lo que Cristo nos da y representa la Eucaristía, no es solo tiempo que pasa, corazón que late, pulmones que respiran...; es amor que nos mueve, solidaridad que nos une, sentirse habitado por Dios y habitable para los hermanos que puedan necesitar nuestra acogida. El día del Corpus, con el recuerdo sacramental de la intención de vida que rigen la Creación y la misión de Cristo, nos urge la caridad para con tantas víctimas de la pobreza y la injusticia de nuestro mundo, que son precisamente, lo contrario de la vida que Dios quiere, de la vida para la que Dios nos llama y en la que Cristo nos acompaña, ya para siempre.

jueves, 8 de junio de 2017

Domingo 11 de junio: Santísima Trinidad. Pro orantibus


LECTURAS


  • Éxodo 34,4b-6.8-9
  • Salmo: Dn 3,52-56
  • II Corintios 13,11-13
  • Juan (3,16-18

Aunque haya un dogma que lo afirma, que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo es, antes que nada, experiencia del carácter personal y relacional del Dios creador, su Hijo salvador y el Espíritu que nos relaciona permanentemente con la vida divina. Para creer esto hay que vivir en esa relación, sentir esta salvación y colaborar con el acto creador del que somos parte. Nuestra alabanza al Dios uno y trino es nuestra misma fe en su bondadosa y abierta comunicación de vida, amor y plenitud.

  • HOJA DOMINICAL DIOCESANA

jueves, 1 de junio de 2017

Domingo 4 de junio: Pentecostés. Día del Apostolado Seglar y la Acción Católica

LECTURAS


  • Hechos de los Apóstoles 2,1-11
  • Sal 103,1ab.24ac.29bc-30.31.34
  • Corintios 12,3b-7.12-13
  • Juan 20,19-23
No resulta extraño que la fiesta de Pentecostés sea también la del Apostolado Seglar y la Acción Católica. El Vaticano II recordó que, por ese Espíritu que recibieron los apóstoles y recibimos todos los cristianos, los seglares tienen la misma dignidad, la que nos confiere el Bautismo, que el resto de la Iglesia, sacerdotes, obispos y religiosos. Pero, además, el concilio indicó también que, como les ocurriera a los primeros discípulos de Jesús tras la aceptación del Espíritu del Resucitado, los seglares son enviados al único lugar donde se puede evangelizar, al único del que no debemos ausentarnos: el mundo, la vida cotidiana, el trabajo, la familia, la política, la educación y la cultura. Si en algún momento de la historia se nos ocurrió volver al cenáculo para cerrar las puertas y quedarnos allí seguros y tranquilos, la fuerza del Espíritu sigue empujándonos hacia fuera, para ser una "Iglesia en salida".

jueves, 25 de mayo de 2017

Domingo 28 de mayo: Ascensión del Señor


LECTURAS

  • Hechos de los apóstoles 1,1-11
  • Sal 46,2-3.6-7.8-9
  • Efesios (1,17-23
  • Mateo 28,16-20
La Ascensión del Señor, como su Bautismo y Transfiguración, es ocasión de contemplar la gloria de la que viene Cristo y la gloria a la que nos conduce, pero también como el Bautismo y la Transfiguración, la gloria de la Ascensión está presente, bajo el velo de la cotidianidad y la historia, en los acontecimientos de fe, generosidad y abnegación que salpican toda vida humana.

viernes, 19 de mayo de 2017

Domingo 21 de mayo: VI de Pascua (Ciclo A)


LECTURAS


  • Hechos de los apóstoles 8,5-8.14-17
  • Sal 65,1-3a.4-5.6-7a.16.20
  • IPedro 3,1.15-18
  • Juan 14,15-21

El Espíritu de la verdad brota, como continuidad del acompañamiento de Jesús, de esa unión afectiva y ética con Él y su mensaje. O lo que es lo mismo: la espiritualidad cristiana es inseparablemente el profundo sentimiento de vinculación con Jesús y la apuesta cotidiana por vivir la vida nueva del amor compasivo y la solicitud caritativa con el hermano. Cuando amamos, perdonamos y socorremos al menesteroso; cuando escuchamos, servimos y nos comprometemos; estamos con el Padre como lo estaba el Hijo y su Espíritu fluye en las formas invisibles de la motivación, la esperanza  y el tesón para perseverar. Es una experiencia de prolongación del magisterio de Jesús en la vida de la Iglesia y de incardinación del creyente en la vida de la Santísima Trinidad. No está nada mal en un mundo que habla de ética de mínimos y felicidad consumible.

lunes, 15 de mayo de 2017

Viernes 19 de mayo: Unción de los Enfermos comunitaria


Con motivo de la jornada de Pastoral de la Salud del VI Domingo de Pascua, tendremos una celebración comunitaria de la Unción de Enfermos el viernes 19 de mayo, a las 19.30

jueves, 11 de mayo de 2017

Domingo 14 de mayo: V de Pascua

LECTURAS


  • Hechos de los apóstoles 6,1-7
  • Sal 32,1-2.4-5.18-19
  • IPedro 2,4-9
  • Juan 14,1-12
Lo que Cristo ha vivido (camino), dice (verdad) y nos propone (vida en abundancia) no es solo para que lo admiremos y reverenciemos, sino que tiene como fin último, que también nosotros hagamos cosas grandes como las que Él hizo, que también nosotros seamos camino, verdad y vida. Hay en la misión de Jesús una generosa carga pedagógica que tiene en nosotros sus destianatarios y cabal cumplimiento. Pero esto no debe sobrecogernos o amilanarnos, tan firme como la confianza de Cristo en nososotros, sus seguidores, es su inconmovible convicción de que siempre estamos en las manos amorosas del Padre, ya sea como la meta última de todos nuestros pasos, o como el camino mismo que hemos de recorrer, "paso a paso". Por eso hacemos nuestra y nos apoyamos en ella, la invitación a no atemorizarnos, a no desesperar... "No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí..." Y en eso estamos.


viernes, 5 de mayo de 2017

Domingo 7 de mayo: IV de Pascua (Ciclo A)


LECTURAS


  • Hechos de los apóstoles (,14a.36-41
  • Sal 22,1-3a.3b-4.5
  • IPedro 2,20-25
  • Juan 10,1-10

Ah, el Buen Pastor conoce a sus ovejas, eso ya lo sabíamos, pero ¿sabíamos que nosotros también conocemos su voz? ¿o no? Solo la familiaridad con Jesús, y a través de él con el Padre, nos ayudará a distinguir su voz, a reconocer su llamada. Familiaridad con la Palabra de Dios, escuchada en comunidad, meditada en soledad, puesta en práctica con tesón. Familiaridad con su comunidad. Familiaridad con sus rostros vivientes, los pobres. Así es como no nos perderemos con cantos de sirenas.

jueves, 27 de abril de 2017

Domingo 30 de abril: III de Pascua (Ciclo A)

LECTURAS


  • Hechos de los Apóstoles 2,14.22-33
  • Sal 15,1-2.5.7-8.9-10.11
  • I Pedro 1,17-21
  •  Lucas 24,13-35
Cuando se comparten las experiencias, cuando nos reunimos y ponemos en común lo que nos traemos entre las manos y en el corazón, cuando vamos de camino porque sabemos que todavía no hemos llegado a la meta y nos queda trecho por recorrer, cuando somos hospitalarios con los otros que también van de camino o aceptamos agradecidos su hospitalidad al brindarnos con ella su amistad y compañía... es entonces cuando nos sale al encuentro el Resucitado y se queda con nosotros en su vida entregada, pan repartido. No se trata solo de la Eucaristía, sino de todo lo que debiéramos llevar a la asamblea de los hermanos y todo lo que de la misa deberíamos llevar a la vida de cada día.