viernes, 16 de febrero de 2018

Domingo 18 de febrero: I de Cuaresma (Ciclo B)

LECTURAS

  • Génesis 9,8-15
  • Sal 24,4bc-5ab.6-7bc.8-9
  • Pedro 3,18-22
  • Marcos 1,12-15
Para caminar por las sendas del Señor, que son misericordia y lealtad, para que el Padre le instruya en sus caminos, el Espíritu empuja a Jesús al desierto. Claro que es un acto libre y voluntario, fruto de un proceso de discernimiento y opción que se profundizará en el silencio de la oración. Pero también hay un impulso, una inspiración, una fuerza que le motiva y le guía: la del Espíritu de Dios que potencia lo que somos si antes nos dejamos llevar por él. La cuaresma debiera ser para cada cristiano y para toda la Iglesia, el tiempo oportuno para sentirnos también empujados por Espíritu. Si así fuera, además de la claridad y la iluminación en la toma de decisiones, adquiriríamos la libertad y el coraje necesarios para llevarlas a cumplimiento.

  • HOJA DOMINICAL DIOCESANA:

lunes, 12 de febrero de 2018

Cuaresma: Miércoles de Ceniza

LECTURAS

  • Joel 2,12-18
  • Sal 50,3-4.5-6a.12-13.14.17
  • II Corintios 5,20–6,2
  • Mateo 6,1-6.16-18
La insistencia de Jesús por no darle publicidad a sus milagros que vemos a lo largo del evangelio de Marcos, el llamado "secreto mesiánico" concuerda bien, pero ahora aplicada a nosotros, con la recomendación que hace Mateo de la discreción y el retiro. Por un lado es una invitación a la autenticidad de lo que se hace en conciencia, pero por otra parte, también supone la práctica espiritual del silencio y la soledad, de la escucha de nuestro corazón donde resuena la voz de Dios y se reflejan los rostros de los hermanos, que también son reflejo de Dios. La Cuaresma es un tiempo esencial porque lo necesitamos y esencial porque se trata de ir a la esencia de lo que somos en conciencia y lo que quisiéramos ser a los ojos de Dios.

  • CELEBRACIÓN DE LA IMPOSICIÓN DE LA CENIZA: MIÉRCOLES 14 DE FEBRERO 20H.

viernes, 9 de febrero de 2018

Domingo 11 de febrero: VI de Tiempo Ordinario (Ciclo B)

LECTURAS

  • Levítico 13,1-2.44-46
  • Sal 31,1-2.5.11
  •  Corintios 10,31–11,1
  • Marcos 1,40-45
Claro que quiere Jesús curar, limpiar, perdonar, liberar... Quiere Jesús, porque esa es la voluntad del Padre y su misión de Hijo, hacernos llegar todo el amor creador de Dios, toda la dignidad que tenemos como sus hijos. Quiere y lo hace, porque además de una misión, es un destino asumido con creativa obediencia, con fidelidad creciente, en las que empeña su tiempo, su vida toda. ¿Querremos nosotros dejarnos querer y limpiar, perdonar y ser liberados? ¿Y empeñaremos en este don toda nuestra capacidad de acogida, todos nuestros deseos y fuerzas para hacernos con él y sacarle todo el provecho salvífico? "Quiero", dice Jesús. "Queremos" respondemos hoy también  nosotros.


jueves, 1 de febrero de 2018

Domingo 4 de febrero: V de Tiempo Ordinario (Ciclo B)

LECTURAS

  • Job 7,1-4.6-7
  • Sal 146,1-2.3-4.5-6
  • I Corintios 9,16-19.22-23
  • Marcos 1,29-39
Con un sentido biográfico y didáctico, insiste Marcos al comienzo de la misión de Jesús, en mostrarnos cómo dicha misión llena su tiempo, o lo que es lo mismo, es su vida entera. Esta forma gráfica de comunicar el contenido y el estilo del anuncio del Evangelio consignando el horario del Señor en un día cualquiera, nos invita a superar la tentación de reducir la fe y sus consecuencias prácticas a momentos aislados. Por otra parte, también nos sugiere que la fe es un proceso; la evangelización, una historia, la Iglesia, un camino... siempre dinamismo, en movimiento, con sus etapas y sus incidencias, lo cual nos ayudará a no caer en la tentación de los derrotismos ni del triufalismo, que solo se fijan en instantes aislados y cifra en los resultados más que en el recorrido la verdadera efectividad del Reino.

domingo, 28 de enero de 2018

Domingo 28 de enero: IV de Tiempo Ordinario (Ciclo B)


LECTURAS


  • Deuteronomio 18,15-20
  • Sal 94,1.2.6-7.8-9
  • C Corintios 7,32-35
  • Marcos 1,21-28
Que los espíritus inmundos conozcan la verdadera identidad de Jesús y el efecto  liberador de su misión, sugiere que la evangelización, el compromiso cristiano, le vida coherente con la fe son efectivas, tienen consecuencias. La palabra que Cristo nos trae y que Él mismo es, desencadena una fuerza de libertad espiritual que transforma las condiciones de la vida de aquellos que la poseen y de cuantos se benefician de ella. Por eso, la injusticia, la mentira, la superficialidad y cualquier otra forma de encadenamiento y negación de la dignidad de los hijos de Dios, se remueven ante la presencia y la acción del amor hecho denuncia, solidaridad y profunda compasión.


jueves, 18 de enero de 2018

Domingo 21 de enero: III de Tiempo Ordinario (Ciclo B)

LECTURAS


  • Jonás 3,1-5.10
  • Sal 24,4-5ab.6-7bc.8-9
  • I Corintios 7,29-31
  •  Marcos 1,14-20
Para el Cristianismo, que no cree en la reencarnación, el momento presente es apremiante. No hay que interpretar las palabras de san Pablo en el sentido de vivir sin compromiso con las circunstancias personales y familiares, pero sí que acierta en atisbar que dichas circunstancias no son un absoluto y que, por ello mismo, nuestro compromiso para con ellas (familia, trabajo, bienes materiales...) debe apuntar a lo que sí es absoluto, dar lo mejor de nosotros mismos para servir y hacer felices a cuantas más personas podamos. Y a eso es a lo que nos llama, junto con sus apóstoles, el Señor Jesús. "Pescadores de hombres", recuperadores de humanidad, restauradores de la dignidad insobornable de toda persona, sanadores de entrañas maltrechas... Para esas tareas si merece la pena empeñar todas las energías, siempre sin caer en obsesiones que absolutizan el último paso cuando lo importante es la meta hacia la que caminamos, siguiendo al que va delante, el que nos llamó y le dio un sentido ilusionante y generoso al tiempo presente, porque lo llenó de su futuro, el del Reino de Dios.

jueves, 11 de enero de 2018

Domingo 14 de enero: II de Tiempo Ordinario (Ciclo B)


LECTURAS

  • I Samuel 3,3b-10. 19
  • Sal 39,2.4ab.7.8-9.10
  • Corintios 6,13c-15a.17-20
  • Juan 1,35-42
A unos se los presenta el propio Juan Bautista, a otros algunos de los que ya lo han conocido, y así, de boca en boca, por la humana y cálida transmisión del testimonio y la dicha compartida, Jesús se da a conocer. Pero a todos, vengan de donde vengan, Jesús les pregunta: "¿Qué buscáis?" De esa búsqueda personal e intransferible, de la conciencia que tengamos de lo que necesitamos, de cuanto nos falta y anhelamos, dependerá lo que encontremos en Jesús. A poco que nos dejemos conocer por Él, nos reportará acceso a nuestra más auténtica identidad ("Tú eres Pedro") y una misión que es la misma del propio Jesús: "venid y lo veréis". El seguimiento de Jesús, la vocación cristiana, la pertenencia a la Iglesia, el compromiso con el Reino, parten de esa convivencia y connaturalidad con quien nos llama y realiza en vida la verdad que promete.

jueves, 4 de enero de 2018

Domingo 7: Bautismo del Señor (Ciclo B)


LECTURAS


  • Isaías 42,1-4.6-7
  • Sal 28,1a.2.3ac-4.3b.9b-10
  • Hechos de los Apóstoles 10,34-38
  • Marcos 1,7-11

Solo el Padre puede decirnos quién es el Hijo, sólo el Padre puede confirmarle a Jesús que él es el Hijo. Del mismo modo que conociendo la verdadera identidad de Jesús, el Bautista encuentra su propia identidad ("yo no soy el mesías, ni Elías, ni el profeta") cada uno de nosotros encontramos en Jesús las pistas para descubrirnos e identificar nuestra misión. Y esa claridad con la que el Hijo nos devuelve nuestro verdadero rostro, el nombre más profundo y el sentido de nuestras horas, le viene de su conciencia de proximidad y complicidad con el Padre. Los seguidores de Cristo nos bautizamos con Él en la intima confianza que da ser hijos, ser amados del Padre.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Domingo 31 de diciembre: La Sagrada Familia

La celebración diocesana de la Jornada de la Sagrada Familia, presidida por el sr. obispo
será en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, 31 de diciembre 12h.

LECTURAS

  • Eclesiástico 3,2-6.12-14
  • Sal 127
  • Colosenses 3,12-21
  • Lucas 2,22-40
En el proyecto del Reino de Dios que Jesucristo ha venido a anunciar y realizar, la familia no es una realidada aparte, sino que forma parte de toda la vida creyente y discipular. Consideraciones antropológicas y sociológicas aparte, sobre la importancia de la familia, en la vida y misión de Jesús la familia es parte de su biografía, aquella parte por la cual enlaza y hereda la fidelidad de Israel, tan bien representada por Simeón y Ana. Pero además del árbol genealógico del mesías, por encima incluso de la importantísima tutela de María y José con el que está llamado a ser "luz de las naciones", la familia participa de las tareas del Evangelio a través de su convivencia amorosa, de la vida orante que no debiera quedarse fuera de los muros del hogar familiar, y por la solidaria cooperación con otras familias y con toda la Iglesia universal. 

sábado, 23 de diciembre de 2017

24 de diciembre: IV Domingo de Adviento (Ciclo A)

LECTURAS


  • II Samuel 7,1-5.8b-12.14a.16
  • Sal 88,2-3.4-5.27.29
  • Romanos 16,25-27
  • Lucas 1,26-38
Esclavitud de la palabra que, por ser ésta la de Dios, no humilla ni cercena sino que libera y da plenitud. Colaboradora de Dios, por su fe y disponibilidad para el servicio, María es la madre de Dios-hijo, la madre del Hijo de Dios. Y por la palabra acogida de un modo creyente, orante y comprometido, cada uno de nosotros vamos desarrollando nuestra condición de hijos de Dios. Por el servicio y la caridad solidaria, los cristianos vemos como el Espíritu de Dios hace fértiles nuestras intenciones y acciones, nuestra vocación y ministerio dentro de la Iglesia. A la Virgen Madre le pedimos que nos inspire para seguir la Palabra y proclamar eternamente la misericordia de Dios: "Tú eres mi Padre, mi Dios, mi roca salvadora".